El camino del buen conocedor

El camino del buen conocedor

  |   Bodegas, Foodies, Gastronomia, Vinos

Si estás adentrándote en el camino del vino tendrás que saber hasta donde llegar, pues este es un camino solo de ida, no hay retorno. Al principio abordarás temas muy conocidos pero cada vez profundizarás más en otros que ni imaginabas que existían. Aquí una guía futurista del paso a paso que un buen conocedor recorrerá:

 

1- Asistirá a degustaciones (o catas) y aprenderá sobre el cuidado del vino y los descriptores de los varietales más ampliamente difundidos.

2- Hará un viaje a una zona vitivinícola haciendo enoturismo por varias bodegas, la mayoría serán grandes e históricas. Reconocerá el nombre de algunos de los enólogos y sommelier de esas bodegas.

3- Comprará algunos libros o revistas, también guias de vinos, entrará a blogs (hay cientos) y opinará sobre esta u otra marca, seguirá asistiendo a degustaciones pero esta vez hará foco en el maridaje.

4- Se arma su propia colección de vinos, a esta altura seguro ya tendrá elegido su varietal preferido. Comparte su conocimiento con amigos y familiares, es el centro de atención en reuniones.

5- Vuelve a viajar una zona vitivinívola, pero diferente al primer viaje. Seguirá aprendiendo sobre varietales y le dará curiosidad por la planta, por la vid. Le intriga conocer bodegas chicas o de vinos de autor, conoce a muchas personas que están inmersos desde hace varias generaciones en la vitivinicultura y en la elaboración de vinos.

6- Recorre viñedos y parrales de aquellas zonas vivinícolas no tradicionales, quizás cerca de zonas costeras o a la rivera de los grandes rios de la Argentina. Ya conoce una gran lista de vinotecas y las marcas que cada una de ellas vende. Llega a ser un excelente consejero de amigos y familiares, es él mismo quien elije los vino de los eventos.

7- A esta altura el compartir en redes sociales su aficción por el vino y su entorno es moneda corriente. Ya “sigue” a todas las bodegas, enólogos y sommeliers, “etiqueta” y comparte.

8- Ya reconoce las diferencias entre todas las zonas vitivinícolas de Argentina, en cuanto a variedades más adaptadas y calidades. Ha escuchado entre tanta información y le llama la atención algunas variedades raras como “nebbiolo”, “lambrusco” o “malvasía”. Reconoce al instante muchos defectos del vino, que fue aprendiendo a lo largo de tantos viajes.

8- Amplia su cava y arma una mesa de degustación, invita a amigos y familiares, siempre acompaña con comidas especialmente maridadas para la ocación. Es muy porbable que haya querido conseguir alguna barrica de roble usada para transformarla en algún mueble para su cava.

9- Está pensando firmemente en hacer vino, averigua, lee y se interioriza. Viaja a buscar los insumos y trata de contactarse con viticultures. Vá conociendo y escuchando la campana de aquellos que no figuran en la etiqueta de los vinos. Va a visitarlos y gasta el tiempo vislumbrando la grandiosidad de la planta de la vid, la toca, trata de sentir la tierra, el terroir.

10- Finalmente y después de haber recorrido un largo camino no deja de pensar en una idea que hace tiempo le pesa en la cabeza: plantar sus propios viñedos. Entonces orienta todos sus recursos para lograrlo, pués el vino a esta altura ya lo ha conmovido totalmente.

 

Es así amigos como el buen  conocedor comienza en el desconocimiento y puede que haya salteado o agregado algún paso pero al fin y al cabo se transformará en un gran hacedor de vides y vinos.

 

Salud!

 



Cargando…